Blogia
Estudios sobre la historia del movimiento comunista en España

Cómo y por qué salimos los guerrilleros de España.

Siguiendo instrucciones de nuestro Partido y por convenir así para la coordinación entre ambos servicios, estaban instalados en el local de Benimamet las Jefaturas de Guerrilleros y el S/I/E/P. En estas circunstancias y funcionando en el mismo local nos sorprendió el golpe de Estado de la Junta.

De acuerdo con el Partido y recibiendo órdenes del mismo fueron concentradas todas las fuerzas de que disponíamos en el Ejército de Levante los dos servicios en el local que hasta el presente venía sirviendo de Escuela de Guerrilleros y en la propia Jefatura común se organizó un Estado Mayor compuesto por los camaradas Ungría, González, Buitrago, el Jefe de Estado Mayor del Campesino y al cual más tarde se agregó este último tan pronto como regresó a Valencia pues el movimiento le había sorprendido en Alicante. Esto se producía el día 5 por la noche. A este Estado Mayor según declaración de Ungría debía agregarse el camarada Jesús Hernández de quien recibíamos órdenes.

Por conducto del camarada Hernández se incorporó también una representación de Tanques que había de servir de enlace entre los carros que comandaba Sendín y nosotros para operar en común.Durante la noche tuvimos varios enlaces con el camarada Hernández a través de los cuales se iba perfilando cual debía ser nuestra actuación y durante este tiempo se hizo un plan de ataque combinado con tanques, infantería y un tren blindado que disponía de cañones de 8,8 y que situado en un punto estratégico le habríamos de utilizar como artillería.

La operación preveía un orden de aproximación simultáneo y dos direcciones de ataque fundamentales que tenían como objetivo tomar el grupo de Ejércitos y apoderarse de Valencia. Al frente de las fuerzas que atacarían al Grupo de Ejércitos irían el Campesino y González y con las segundas Buitrago y V/ García.

En la madrugada del día 6 Hernández dio por teléfono la señal convenida para hacer el orden de aproximación, la orden fue transmitida a Tanques dándole el punto de concentración y la infantería fue alertada y terminada de armar con fusiles ametralladores, el tren recibía orden de salir de Levante y situarse en el puno convenido.Una media hora más tarde aproximadamente se recibió orden de Jesús por conducto de Montoliú de suspender la maniobra, así pues hubo que transmitirla a Tanques y el tren que ya tenían el material en camino y que hubieron de volverse a sus bases de partida.

A primera hora de la mañana del día 6 tocan llamada en la Escuela Popular de Guerra situada detrás de nuestro Cuartel General, enviamos hacia allí un agente del SIEP que nos informa que están los alumnos dispuestos para marchar y que en el mismo momento una escuadra baja a situarse junto a la guardia que nosotros como medida de precaución hemos instalado en el cruce de carreteras.Una hora después se presenta en nuestra Jefatura el Comisario de la Escuela Popular de Guerra que es camarada del Partido y que nos informa que los alumnos se han movilizado para sofocar a los guerrilleros que dicen están sublevados, pero al explicarle con la confianza de que era camarada del partido todo lo que ocurría éste con sus fuerzas se pone a nuestra disposición.

Aproximadamente una hora después mandamos a Padilla a enlazar con Jesús del que no tenemos noticias desde la entrevista de Montoliú y con el que a pesar de intentarlo repetidas veces no hemos podido hablar por teléfono. El camarada Padilla regresa sin conseguir su objetivo por no encontrarse ya Jesús en su residencia. Minutos más tarde algunos muchachos que habíamos enviado a hacer una descubierta nos informan que estamos cercados por una Brigada de Carabineros y guardias de Asalto con carros blindados. Aproximadamente a las 10 de la mañana se presentan en la Jefatura dos oficiales de Asalto que con un papel firmado por el jefe de las fuerzas que nos cercan piden en nombre de España y la República que salga el Jefe del XIV Cuerpo a parlamentar con él, en lugar de salir Ungría sale mi comisario y no vuelve a regresar.

A mediodía telefonea Garijo, jefe de la Sección de Información del Grupo de Ejércitos diciendo que urgentemente se presente Ungría en su Puesto de Mando. Este pretexta estar peor de la pierna (la ha tenido rota) y no poder desplazarse por esta causa mandando en su lugar a Ramón, su capitán ayudante, que lo hace acompañado de Padilla. En la entrevista que estos sostienen con Garijo les manifiesta que está en antecedentes de todo lo que se tramaba pues durante la noche anterior ha oído todas las conversaciones que ha tenido Jesús por teléfono tanto con nosotros como con otros, pero que al fin estaba satisfecho pues siempre había confiado en nuestro buen juicio. Remarca que, no obstante, debe comunicar a Ungría que antes de las seis de la tarde debe entregar todo el armamento en el Parque de Artillería y poner el personal a su disposición para ser destinado; pues el XIV Cuerpo de Ejército ha sido disuelto como igualmente lo van a ser todas las unidades comunistas. Repite que antes de esa hora el camarada Ungría debe presentarse en el Grupo de Ejércitos con la relación de hombres, armamento y material para hacer su entrega. Dice que tanto Ungría como Ramón pueden pedir dónde quieren ser destinados o en su defecto está dispuesto a darles pasaporte su quieren marchar al extranjero, pues los aprecia mucho.

Hasta las tres de la tarde del día 6 no tenemos contacto con el Partido. A esta hora en nombre de Jesús nos visita Pérez, del Provincial de Valencia, al cual le informamos de la orden de disolución y le proporcionamos un coche para que antes de las cuatro de la tarde el Partido nos diga qué actitud debemos tomar frente a esta orden. Pérez, por su parte al preguntarle si entablamos combate caso de pretender desarmarnos nos contesta que sin orden del Partido no hagamos nada.

A las seis de la tarde llega el camarada Larrañaga que al preguntarle qué posición adoptamos nos dice que él no sabe pues no tiene contacto con Jesús. En estas circunstancias esperamos hasta las seis y diez, hora en que después de haber hecho documentación del SIEP a todos los camaradas comprometidos, haber quemado todos los ficheros y documentos del SIEP y Guerrilleros, haber cargado con camiones de armamento cubiertos con naranjas que salieron con destino a Andalucía y sin haber logrado hasta este momento el contacto con el Partido salen Ungría y González con dirección a Andalucía.

A las seis y media se presentan agentes del SIM a hacerse cargo de la Jefatura. El Campesino y Padilla así como otros más tienen que salir por la ventana y escapar por la parte trasera. El Campesino y Padilla siguen manteniendo contacto por enlaces con la Jefatura hasta las nueve de la noche sin que hasta esta hora se haya recibido ninguna orden de Partido en dicha Jefatura.

Después de la salida de Valencia por diferentes caminos y sorteando las guardias nos reunimos nuevamente e las cercanías de Alcalá. Al día siguiente por la mañana, partiendo ya de allí también por diferente camino a Andalucía, el Campesino debe ir a una base del SIEP que hay en las cercanías de Purullena, Gonzalez y Ungría a la Escuela del SIEP que está a unos veinte kilómetros de Baza desde donde ambos han de ponerse en contacto con el Partido.

Aunque con algunos incidentes se logra llegar a los puntos señalados y la misma noche del día 7 González y Ungría tienen una entrevista con el camarada Simón, instructor de C.C. en el Ejército de Andalucía, al cual le informan de la situación y por conducto del cual se ponen a las órdenes del Partido para lo que haga falta, por otro lado el Campesino envía desde Purullena al oficial de la Base para que actúe en el mismo sentido por si Ungría y González no han podido llegar.

El camarada Simón se resiste a creer lo que se le dice, pues según él en Baza no se ha tomado ninguna medida contra el Partido, todo es normal, el Frente Popular se reúne con el jefe del Ejército diariamente y el Partido por conducto del Jefe de Ejército conoce todas las órdenes que emanan tanto del Grupo como de la Junta, además manifiesta que para no tener nada que temer a la Junta el Comité Provincial de Granada ha resuelto adherirse a ella. Si bien es cierto que los Guerrilleros de Andalucía han sido desarmados por un Batallón de Ametralladoras sin ofrecer resistencia porque así se lo ha ordenado el Partido, esto no lo considera importante. Se le dice que es preciso salgan en busca de los dos camiones de “naranjas” y que camuflen el armamento en algún sitio por allí para tenerlo a mano por si hay que utilizarlo, se le remarca de nuevo que los militantes y el Partido deben tomar medidas para trabajar en la clandestinidad y no ser detenidos aunque para continuar dando sensación de que no hay recelos por nuestra parte el camarada que representa al Partido en el Frente Popular debe continuar reuniéndose con este. El camarada Simón dice que toma buena nota y que Gonzalez y Ungría deben esperar órdenes del Partido en el lugar en que se encuentran y que él mismo traerá éstas en la madrugada del día 8 o en este día. En términos parecidos se da orden al Campesino y Padilla.

Pasan dos días sin tener ninguna noticia ni recibir orden alguna del Partido. En la tarde del segundo día González, vestido de soldado por ser muy conocido en Baza se desplaza a entrevistarse con el partido.

Una vez en Baza en la Jefatura del SIEP es informado de que el Comité Provincial a excepción de Vilches y Rodríguez que no saben dónde se encuentran, han sido todos detenidos junto con el camarada Simón en la propia casa del Comité Provincial, entre los militares hay también detenidos algún jefe de División y Brigada, el Jefe del SIEP del Ejército de Andalucía ha recibido orden de incorporarse urgentemente al grupo de Ejércitos, de Baza no puede salir ningún coche sin la autorización del Jefe de Estado Mayor del Ejército. El SIM ha estado en la Jefatura del SIEP buscando al chofer de González. De hecho González ha sido destituido y se ha dado orden de detención contra él pues ya en Torrente fueron por él y no lograron cogerlo por estar avisado de antemano, en la casa donde se encuentra escondido el Campesino ha estado en este día dos veces el SIM.

¿Qué hacer ante esta situación? Sin mando de fuerzas, sin contacto con el Partido y la policía buscando una buena pista. González por conducto del Servicio logra sacar al Jefe de estado Mayor de Andalucía una hoja de ruta, con esta hoja sale el coche de Baza con González vestido de chofer conduciendo y llevando en el coche al instructor del Partido en campo enemigo, es así como se puede recoger a Ungría que continua sin poder moverse a causa de la perna y más tarde al Campesino, Padilla y V. García, trasladándolos a la Base marítima del SIEP en Adra.

Al día siguiente contando con las autoridades del puerto, el jefe de la Base del SIEP organiza un servicio de vigilancia de la costa para lo cual solicita dos embarcaciones que le son concedidas, aquella misma noche, o sea el día 10, al estar ya embarcados se presentó el Jefe de la 23 división, camarada Belda acompañado del instructor en la misma, camarada Espejo, los cuales se vinieron con nosotros así como el personal del la Base del personal del SIEP que compone las dotaciones.

A pesar de estar todo bien preparado en el momento de partir parece que las autoridades del puerto se dieron cuenta de que les habíamos engañado y la última embarcación hubo de salir a tiros.

NOTA: Con objeto de hacerlo más claro sería preferible hacerlo de palabra.

[Firmado y rubricado]:

D. Ungría

Valentín González

V. González

Pedro Padilla

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres